Plan curricular

IDEAS PARA AYUDAR A LOS NIÑOS CON SUS TAREAS ESCOLARES

A lo largo de cada gestión escolar, los profesores de nuestros hijos, sin importar la materia que dicten, piden realizar diferentes tareas, desde pequeñas investigaciones hasta trabajos prácticos que podrían requerir ingenio y creatividad. Si bien los niños están en una etapa de su crecimiento en la que no han desarrollado del todo sus capacidades intelectuales, los adultos podemos ser promotores de un futuro profesional exitoso.

¿Cómo hacerlo?

Debemos dar a entender a los niños que pueden aprovechar cualquier mínima idea que los ayude con sus tareas. Por ejemplo, si una profesora de Historia o Geografía pide a sus estudiantes realizar una maqueta sobre el entorno orográfico de su país, los niños podrían optar por el reciclaje. Pueden buscar entre sus juguetes, animales y árboles de plástico que ayuden a diferenciar cada ecosistema o también usar recortes de periódicos para enmarcar cadenas montañosas, serranías, entre otros, y finalmente pintarlos.

Entre otras ideas, si una profesora de Religión o Ética pide a sus estudiantes, gráficos o papelógrafos que escenifiquen la pasión y viacrucis de Jesucristo, después de haber dibujado a los personajes en cada etapa o en una escena específica, en lugar de gastar en lápices de colores, temperas o acuarelas, pueden recortar papeles de diferentes colores que estén impresos en periódicos y revistas para hacer un collage sobre las pendras de vestir de cada uno de ellos, así como en los objetos que sujetan o en los paisajes de fondo.

Éstas son solo dos de una infinita variedad de ideas que podemos aplicar. A diario en nuestro entorno, en nuestros mismos hogares, en las series infantiles que ven los niños, en revistas, podemos encontrar un sinfín de ideas que ayuden en las labores y tareas escolares de los niños para que su capacidad intelectual se nutra y fortalezca, además de obtener buenas calificaciones y distinguir entre sus compañeros.

Ventajas

Si adoptamos estas ingeniosas ideas, además de ayudar a los niños, podemos también reducir la cantidad de basura que producimos y, por ende, contribuir en la disminución de la contaminación ambiental.

Si tomamos en cuenta todos estos beneficios, entenderíamos que se trata de una cadena de favores que hacemos en bien de nuestros seres queridos y del planeta en el que vivimos.

 

YOUR COMMENT